#visibilidadprofesional - Ana Cardona Coaching
50949
post-template-default,single,single-post,postid-50949,single-format-standard,edgt-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor-ver-1.12, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
aprende a venderte

#visibilidadprofesional

¿EL TRABAJO HABLA POR SÍ MISMO?

 

Cuando acaban promocionando a otro, o felicitando a los demás (puede que merecidamente) pero no a ti, que también te lo mereces, o alguien te acaba comiendo el terreno a pesar de tu buen desempeño, puede que no te esté funcionando bien la segunda parte de la premisa del trabajo bien hecho:

 

“No sólo hay que ser bueno, también hay que parecerlo”

 

Esta es una situación típica en la que se encuentran profesionales que suelen ser responsables, logran resultados y tienen un alto concepto de la integridad profesional.

 

No sienten cómodos mostrando sus logros, porque sienten que los están inflando, o creen que conseguirlos forma parte de su trabajo.

 

También puede que les cueste valorar lo que hacen, o se sienten desleales y malos compañeros cuando hablan de sus logros si trabajan en equipo.

 

¿Te ves reflejado en estas características?

 

Lo que está claro es que el reconocimiento tiene dos caras: Lo que has hecho, y lo que los demás ven (o quieren ver).

 

Si quieres lograr visibilidad, puedes intentar trabajar la creencia que tienes que hace que te estés “quedando atrás”, para ello primero tendrías que ser consciente de ella: ¿Es: “hablar de mis logros es ser mal compañero”? ¿O “El trabajo debería hablar por sí solo”?¿Qué te dices a ti mismo cuando no te das visibilidad?

 

Cuando hablamos de comportamiento, hablamos siempre de probabilidades. La psicología hoy por hoy no es una ciencia exacta, por mucho que nos empeños en contar neuronas, y el sentido común nos dice que si damos visibilidad a lo que hacemos, lo contamos, le damos importancia, detallamos los pasos dados, etc… la probabilidad de que se nos reconozca aumenta.

 

Por otro lado, para que puedas sentirte cómodo a la hora de “venderte” es importante que no dejes de lado tus valores profesionales y personales que hacen de ti un profesional excelente: la honestidad, la sinceridad y la responsabilidad.

 

Y partiendo de todo esto:

  • Es complicado que los demás vean lo que haces si no lo cuentas.
  • Es bueno dar visibilidad a lo que haces, (en reuniones, entrevistas, informes, etc)…Es más, es honesto, primero porque haciéndolo compartes información, y segundo porque cuando haces eso estas poniendo a disposición de los demás tus capacidades y compromiso.
  • Cuando te valoras a ti mismo y das a conocer lo que has conseguido o gestionado, no necesariamente haces de menos a los demás si también reconoces los sus logros públicamente.

 

Esto último no siempre resulta sencillo de hacer, sobre todo cuando se trabaja en equipo, ya que es fácil percibirse a uno mismo como agresivo, o como mal compañero cuando uno da importancia a su propio trabajo.

 

Por eso ayuda mucho trabajar personalmente estas sensaciones, y lograr un camino en el que tú logres una mayor visibilidad sin ver perjudicados tus valores.

 

De esta manera conseguirás que los demás conozcan tu trabajo y lo valoren, te sigan viendo como un buen compañero, y sobre todo, que tú mismo estés orgulloso de ti, por ser capaz de respetarte y valorarte.

No Comments

Post a Comment